Invertir en criptomonedas

Cómo empezar

Si has llegado hasta aquí es que estás interesado en invertir en criptomonedas o al menos tienes curiosidad sobre ellas. En los últimos tiempos es bastante probable que hayas leído noticias sobre el mundo del Bitcoin y las altcoins o que algún familiar, amigo o conocido te haya hablado del tema. 

Es muy posible también que hayas oído que hay gente haciéndose millonaria minando o negociando con estos activos digitales y aún lo es más que hayas pensado que todo eso es una cosa de friquis o quizá un intento por captar a incautos y estafarles.

Pues bien, debes saber que tanto de una cosa como de la otra hay solamente una parte de verdad: son muy pocos los que se hacen ricos de la noche a la mañana con las criptomonedas, y en cambio muchos los que tratarán de engañarte para lucrarse a tu costa. INVIERTE EN CRIPTOMONEDAS

Sin embargo, entre esos dos extremos se encuentra un ecosistema tecnológico y financiero que, aun llevando años en funcionamiento, está todavía echando a andar en su imparable camino hacia la adopción mundial. En otras palabras, no llegas lo que se dice pronto, pero ni mucho menos tarde. En España solo 12 de cada 100 personas tienen criptomonedas. La música de la fiesta no ha hecho más que empezar a sonar.

Qué es eso de las criptomonedas?

Ya de primeras el prefijo «cripto» puede hacer recelar a muchos, por las connotaciones que tiene de referirse a algo oculto o misterioso. Mejor prensa tiene, en cambio, la tecnología sobre la que se sustenta este universo emergente: la blockchain.

Para quien no tenga ni idea de lo que es, podríamos resumirlo con trazo grueso como un sistema de almacenamiento público de datos que por definición es imposible de falsificar. Una especie de libro electrónico abierto y sustentado en la criptografía (de ahí lo de cripto) donde los usuarios pueden realizar transacciones entre ellos, sin necesidad de terceros, y sobre las que queda un registro inalterable. Esto es porque todas esas operaciones se almacenan en una cadena de bloques que no se puede revertir, al estar distribuida en miles de computadoras de todo el mundo.

Bitcoin, la principal criptomoneda, fue la que nació a principios de 2009 con esta tecnología que está cambiando el mundo. Un activo descentralizado que a día de hoy cotiza por encima de los 50.000 euros y es un refugio de valor, al igual que el oro, frente a la devaluación del fiat -el dinero fiduciario- tan castigado por la inflación.

Tras Bitcoin fueron surgiendo, y lo siguen haciendo a diario, infinidad de proyectos criptográficos con distintas finalidades y funcionalidades. Porque, contrariamente a lo que muchos creen desde fuera, las criptomonedas y los tokens (que no son lo mismo) son más que «dinero digital» y, de hecho, no todas tienen la vocación de ser un medio de pago.

La evolución del universo cripto es incesante. Si el año pasado se vivió la explosión de los proyectos DeFi (siglas en inglés de Finanzas Descentralizadas), a principios de este año fueron los NFT (Non-Fungible-Tokens, en español Tokens No Fungibles) los que revolucionaron el mercado.

Comprar ahora Criptomonedas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *